E

n las escuelas Waldorf respondemos a las necesidades propias al desarrollo de los niños: en una primera etapa, el trabajo de la voluntad y el sano crecimiento de su cuerpo físico mediante el movimiento y el ritmo; y en una segunda etapa, el cultivo de su sensibilidad por medio del arte y el trabajo práctico y social y el ejercicio de las capacidades intelectuales mediante la observación y la vivencia.

 

L

os temas de estudio se abordan de forma tal que la enseñanza no signifique, en ningún grado, mera transmisión de saber externo, sino desarrollo humano del escolar.

 


 

A

lgunas materias se enseñan a edades diferentes en comparación con otras propuestas, existen diferencias en énfasis según el cual, primero viene el encuentro, éste se convierte en experiencia y a partir de ésta se modela el concepto.