E

l fondo de ahorro que se ha venido constituyendo en los últimos años no es suficiente para adquirir un terreno propio. Además, por estar constituidos como una institución sin fines de lucro, la ley no permite que la escuela solicite un crédito hipotecario para la adquisición del terreno, lo que nos lleva a buscar los recursos por otros medios.

T

ras el sismo ocurrido el 19 de septiembre de 2017, en varios estados del centro de México, la escuela sufrió daños en cuatro salones y en parte del resto de la infraestructura. Los gastos de reconstrucción y reparación de los salones y demás infraestructura tendrían que salir del fondo de ahorro de la Escuela dado que, obviamente, no están considerados en el presupuesto del ciclo escolar.