Escuela en Silicon Valley que no tiene computación

Imprimir

 

Por Matt Richtel

 

 

LOS ALTOS, California. ‚ÄďEl director de tecnolog√≠a de eBay manda a sus hijos a una escuela de nueve grados de esta localidad. Lo mismo hacen otros empleados de megacompa√Ī√≠as de Silicon Valley como Google, Apple, Yahoo y Hewlett-Packard.

Sin embargo las principales herramientas educativas de la escuela están lejos de ser de alta tecnología: lapiceras y papel, agujas de tejer y, de vez en cuando, barro. No se encuentra allí ninguna computadora. Ninguna pantalla. No están permitidas en las aulas y la escuela incluso desalienta su uso en el hogar. 

En todo el país las escuelas se han apresurado a equipar sus aulas con computadoras y muchos funcionarios del área educativa dicen que es una tontería no hacerlo. Pero se puede encontrar el punto de vista opuesto en el epicentro de la industria tecnológica, donde algunos padres y educadores tienen un mensaje: las computadoras y la escuela no se llevan bien.

(Cont.)

Esta escuela es la Waldorf School of the Peninsula, una de las aproximadamente 160 escuelas Waldorf del país que suscriben a una filosofía educativa que se centra en la actividad física y el aprendizaje por medio de tareas creativas y prácticas. Los que sostienen este enfoque dicen que las computadoras inhiben el pensamiento creativo, el movimiento, la interacción humana y la concentración.

El método Waldorf tiene casi un siglo, pero el apoyo obtenido aquí entre los especialistas en computación pone en primer plano el creciente debate acerca del rol de las computadoras en la educación.

‚ÄúYo rechazo de plano la noci√≥n de que los recursos tecnol√≥gicos son necesarios en la escuela primaria,‚ÄĚ expres√≥ Alan Eagle, 50, cuya hija Andie es una de los 196 ni√Īos de la escuela primaria Waldorf; su hijo, William, 13, concurre a una escuela secundaria de las inmediaciones. ‚ÄúLa idea de que una aplicaci√≥n en un iPad puede ense√Īarle mejor a leer o a hacer aritm√©tica a mis hijos es rid√≠cula‚ÄĚ.

El Sr. Eagle sabe algo de tecnolog√≠a. Se diplom√≥ en Dartmouth en ciencias de la computaci√≥n y trabaja en comunicaciones ejecutivas en Google, donde ha redactado discursos para el presidente de la compa√Ī√≠a, Eric E. Schmidt. Utiliza iPad y Smartphone. Pero dice que su hija, que cursa el quinto grado, ‚Äúno sabe usar Google,‚ÄĚ y su hijo reci√©n est√° aprendiendo. (A partir del octavo grado, la escuela aprueba el uso limitado de aparatos.)

Tres cuartos de los alumnos de la escuela tienen padres vinculados estrechamente con la alta tecnolog√≠a. El Sr. Eagle, al igual que otros padres, no ve ninguna contradicci√≥n. La tecnolog√≠a, dice, tiene su momento y su lugar: ‚ÄúSi yo trabajara para Miramax e hiciera pel√≠culas buenas y art√≠sticas prohibidas para menores, no querr√≠a que mis hijos las vieran hasta cumplir los 17 a√Īos.‚ÄĚ

Mientras otras escuelas de la zona se enorgullecen de sus aulas computarizadas, la escuela Waldorf cultiva una imagen simple y antigua ‚Äď pizarrones con tizas de colores, estantes con enciclopedias, bancos de madera llenos de cuadernos y l√°pices N¬ļ 2.

Un martes, hace poco, Andie Eagle y sus compa√Īeros de quinto grado practicaron sus conocimientos de tejido, realizando c√°lculos con agujas de madera, ovillos de lana y muestras de tejido. Se trata de una actividad que, seg√ļn la escuela, desarrolla las capacidades matem√°ticas, de resoluci√≥n de problemas, de dise√Īo y de coordinaci√≥n. La meta final: confeccionar medias.

Copyright 2011 Escuela Waldorf de Cuernavaca - Escuela en Silicon Valley que no tiene computación. Escuela Waldorf de Cuernavaca Campo Florido No. 105 Santa María Ahuacatitlan, Cuernavaca Morelos
Free Joomla Theme by Hostgator